<< Volver a noticias

Tipos de extintores y sus principales aplicaciones

18 de Mayo de 2021

Los extintores son elementos portátiles que sirven para apagar incendios en el momento de iniciarse. Para elegir bien el extintor más adecuado para cada instalación es necesario conocer la mayor probabilidad de fuego, así como las características del edificio y los equipos que hay en su interior.

Antes de hablar de los tipos de extintores, para comprender bien su uso y función, es necesario explicar brevemente los tipos de fuegos que existen y como se clasifican.

 

¿Qué clases de fuego hay?

 

Fuego Tipo A: cuando el combustible es un sólido (madera, cartón, papeles, telas, etc)

Fuego Tipo B: cuando el combustible es un líquido (ceras, grasas, alcohol, gasolina, parafinas, etc)

Fuego Tipo C: cuando el combustible es un gas (butano, gas natural, propano, metano, etc)

Fuego Tipo D: materiales con un comportamiento especial como pueden ser metales (aluminio en polvo, sodio, magnesio)

Fuego Tipo K: Cuando el combustible está producido por aceites vegetales o animales.

 

A continuación, os mostramos los extintores más habituales del mercado y su aplicación.

 

Extintor de polvo ABC

Es el extintor más utilizado y que solemos encontrar en la mayoría de negocios y viviendas. Es adecuado para la mayoría de los fuegos, de sólidos, como madera, papel, telas, etc; de líquidos como aceite, gasolina y pintura; y de gases como el butano, gas ciudad o propano.

El agente extintor que utiliza es un polvo blanco que al entrar en contacto con las llamas genera una sustancia pegajosa que genera una barrera entre la superficie en llamas y el oxígeno, impidiendo la combustión.

 

Extintor de CO2

Este extintor contiene un gas que al expulsarlo alcanza temperaturas de -79ºC enfriando rápidamente la zona en llamas. Puede actuar también en fuegos de sólidos, líquidos o gases, aunque al tratarse de un gas que no deja residuos después de actuar se suele utilizar en cuadros eléctricos y en salas con equipos electrónicos costosos

 

 

Extintor de agua

Son adecuados para fuegos de sólidos (Tipo A), y no se deben utilizar en sitios donde hay electricidad, gases, aceites o grasas de cocina. Contienen una solución acuosa que apaga el incendio mediante el enfriamiento y la humedad.

 

 

Extintor de agua pulverizada

Son los mejores para fuegos tipo A, de materiales sólidos, pero también pueden apagar los fuegos de tipo B, de líquidos. Igual que ocurre con los extintores de agua no se deben utilizar en sitios donde existan instalaciones eléctricas porque al ser el agua un elemento conductor existe riesgo de electrocución o de producir un cortocircuito.

La ventaja de este tipo de extintores respecto a los de agua normal es que pulverizan el agua creando una atmósfera similar a la niebla más efectiva frente al fuego.  

 

 

Extintor de espuma

Ideal para fuegos tipo A y B (de Sólidos y Líquidos). Como ocurre con los extintores de agua no se deben utilizar en equipos eléctricos, como cuadros eléctricos, cajas de fusibles, etc.

Funcionan agotando el fuego por enfriamiento y sofocación. La espuma crea una capa acuosa sobre la superficie en llamas que enfría y desplaza el aire, impidiendo el escape de vapores que pueden generar llámas y propagar el incendio. 

 

Como veis, no todos los extintores son adecuados para todos los fuegos. Es muy importante elegir el tipo de extintor óptimo según el riesgo del emplazamiento donde se pretende instalar. Realizando un correcto estudio del riesgo del local podemos conseguir, que en caso de incendio, con una rápida actuación con evitaremos que el fuego se propague generando una situación de alto riesgo.

En mirafutura somos expertos en el diseño de instalaciones de protección contra incendios, Contacta con nosotros para más información.